Ayer alumnos, hoy profesores

El Colegio tiene el orgullo de contar con tres exalumnos haciendo las prácticas de profesores. En este complicado curso, lleno de luchas y esfuerzos como ningún otro, nos ha llegado un trocito de recompensa. Cuando vemos a nuestros alumnos aprender nos sentimos orgullosos, si lo hacen con alegría y felicidad, mucho más. Luego los vemos crecer, aprobar selectividad y nos visitan de vez en cuando para decirnos lo bien que les va en sus grados y doble grados. Pero sin lugar a dudas, verlos ejercer nuestra profesión convertidos en mujeres y hombres hechos y derechos es uno de los mayores orgullos que puede tener un colegio.