El mejor plan

Viernes por la tarde y tenemos el mejor plan: quedar en Padre Rubinos para jugar unas partidas a los bolos o al bingo con los ancianos. Nos resulta divertido, enriquecedor y, sobre todo, salimos encantados al ver la cara de alegría de los ancianos cuando nos ven llegar para jugar con ellos y estar juntos un rato. Es una de esas experiencias en las que todos salimos ganando y que no tienen precio.